Mara

Mara

El 6 de Febrero de 2013, Mara fue eutanasiada y dejó este mundo para siempre.
A pesar de todos nuestros esfuerzos para rehabilitar a Mara su cuerpo estaba muy débil para seguir luchando. Dejarla ir ha sido una de las cosas más difíciles que hemos tenido que hacer. Ella fue nuestro primer rescate y siempre tendrá un lugar especial en nuestros corazones. Lee el diario abajo:

Yo soy Mara y tuve una segunda oportunidad en la vida gracias a la generosidad de los que me encontraron.

Vivía en las montañas gallegas, donde unos humanos me utilizaban para parir bebés cada año y, luego, me los robaban. Era la experiencia más horrible del mundo y sucedía año tras año, hasta que un animal me atacó por la noche. Cuando mi dueño descubrió que tenía un mordisco muy feo en la pata y que no podía caminar, decidió que no merecía la pena salvarme, porque era muy vieja. Antes de darme cuenta, la puerta de la granja en la que había vivido toda mi vida, se cerró tras de mí, y me dejaron sola y asustada en medio de la montaña. No podía caminar y pensé que moriría allí.

Mi suerte cambió el día en que unas personas solidarias me encontraron coja, empapada, muerta de frío e infestada de parásitos. Me llevaron hasta su coche, me envolvieron en una manta y me llevaron a un lugar al que todos los animales sueñan con poder ir.

He visto muchas cosas en mis 10 años de vida, pero hasta mi llegada a Mino Valley Farm Sanctuary no supe lo que era un humano amable y cariñoso. En el santuario me curaron y fui mejorando día a día. Ahora sé que mi comida favorita son las mondas de manzana y plátano.

Al fin, después de todos estos años, soy libre. Ojalá lo hubiese sido antes.

Mara  Mara  Mara

Show Buttons
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Google Plus
Share On Pinterest
Hide Buttons